Ivan Rodríguez inducido al salón de la fama y se convirtió en el más joven en entrar

Por segunda vez en tres años, los asistentes a la ceremonia del Salón de la Fama del béisbol en Cooperstown, escucharon el dulce sonido del idioma español, esta vez en el discurso de aceptación del receptor Iván Rodríguez, el noveno ligamayorista latinoamericano y cuarto puertorriqueño que recibe el más alto honor que otorga el béisbol de Estados Unidos.

Rodríguez, quien ahora es el integrante más joven del Salón de la Fama, con 45 años de edad, aprovechó su discurso para agradecer a su familia, rendir homenaje a sus destacados compatriotas receptores, para mandar un mensaje a la población más joven de su país y destacar el orgullo de sus raíces latinoamericanas.

“Aprovecho este momento en que estoy aquí viendo todas esas banderas de Puerto Rico muy lindas, quiero que las levanten muy alto ahora mismo porque me siento bien orgulloso de ser puertorriqueño y de ser el cuarto “hall of famer” que sale de la isla tan linda de Puerto Rico”, dijo Rodríguez en en su idioma materno a los miles de compatriotas que llegaron al complejo deportivo Clark desde la isla y ciudades cercanas a Cooperstown.

“Es un orgullo representar a mi país”, dijo Rodríguez. “Este momento lo comparto con toda la afición nuestra en la isla, especialmente los niños”, agregó.

A los jóvenes boricuas, “Pudge” dijo: “En estos momentos les recuerdo que el destino está en sus manos. No les tengan miedo al éxito, se vale soñar. Todo en la vida es posible y los triunfos se realizan con esfuerzo y dedicación. Se lo digo por experiencia”.

“Así como me ven aquí entre los inmortales del deporte más lindo del mundo, ustedes algún día también pondrán el nombre de Puerto Rico y Latinoamérica en todo lo alto”, agregó.

Junto a Rodríguez también entraron al pabellón de los inmortales de la pelota el inicialista Jeff Bagwell, el jardinero Tim Raines; Bud Selig, ex comisionado de Grandes Ligas, y John Shuerholz, el actual presidente de Bravos de Atlanta. Selig, quien celebraba su cumpleaños 83 el domingo, fue abucheado ligeramente cuando entró al recinto, pero no cuando ofreció su discurso de aceptación.

Para los jugadores solamente hubo amor, especialmente para Bagwell y Rodríguez, quienes vistieron la camiseta de los Astros de Houston, cuyos fanáticos sobresalieron por mucho del resto en la calurosa ceremonia del domingo. Los organizadores anunciaron que 27,500 personas asistieron a la ceremonia del 2017, una de las más bajas de los últimos años.

Rodríguez, quien bateó .296 con 311 jonrones y atrapó 13 Guantes de Oro por sus extraordinarias habilidades detrás del plato es considerado uno de los mejores de todos los tiempos y el cabecilla de una gran generación de catchers que salieron de Puerto Rico en las últimas tres décadas.

 

Vía: espndeportes.com

× WhatsApp!