Valtteri Bottas ganó al Gran Premio de Austria

Y cuando peor parecía pasarlo Lewis Hamilton, llegó Valtteri Bottas para salvarle. Esta temporada de Fórmula 1 se define por los detalles más mínimos y los pulsos más intensos dentro de la pista pero nadie, absolutamente nadie esconde que Mercedes tiene la baza de su trabajo en equipo sobre Ferrari. A Hamilton le venía el drama de todos lados, desde una sanción de cinco puestos por utilizar una nueva caja de cambios hasta unos Libres 3 donde tuvo problemas de frenos. Todo venía en contra y Vettel se frotaba las manos, pero su compañero – y deseado acompañante– salió al rescate. Quién sabe qué estaba pensando el alemán, pero ante las cámaras de televisión no se saludó con Hamilton. Sin duda, ha sido una gran oportunidad perdida.

Es la segunda pole del año para Bottas, y en las circunstancias más idóneas. La penalización de Hamilton le daba a Vettel una carta de oro para firmar la pole y trazar una carrera tranquila desde la víspera, pero dos factores esenciales han jugado en su contra: la brillante vuelta del finlandés y una bandera amarilla a final de la Q3 que le ha impedido mejorar sus tiempos. Ha sido en circunstancias concretas y es sólo un sábado, pero actuaciones así dan a Mercedes motivos para plantearse la continuidad de Bottas. Es justo lo que necesitan: alguien rápido que tape las goteras cuando sea necesario.

Es cierto que Vettel se ha quedado a media décima de Bottas, un margen ínfimo que coloca a Ferrari mejor de lo que muchos vaticinaban antes de este fin de semana. La baza del alemán estará en lidiar su propia batalla con el otro Mercedes y esperar a que Hamilton –octavo en la parrilla de mañana– no se saque una remontada de la chistera que le haga temblar en las vueltas finales. Kimi Raikkonen ha sido cuarto a más de medio segundo de Bottas, mientras que Daniel Ricciardo y Max Verstappen han salvado los muebles con el 5º y el 6º puesto. Romain Grosjean, aún sufriendo con su coche, ha terminado 7º delante de los Force India.

Sainz da un golpe de pecho

Con las críticas de sus propios jefes a la espalda, envuelto en una polémica que él nunca quiso buscar, Carlos Sainz ha vuelto a sacar su mejor versión al volante. Era un día clave más bien desde el punto de vista anímico que deportivo, y es que a la inestabilidad en el rendimiento de su coche se unía una amarga polémica con Red Bull que le lleva acompañando desde el jueves. Si Helmut Marko le avisaba que “últimamente le ha ganado Kvyat en clasificación”, Sainz se ha sacado una vuelta brillante en la Q2 que le ha permitido salvar el corte contra todo pronóstico. Kvyat, mientras, terminaba 14º. La clasificación decía poco de todo lo que había detrás.

 

Vía: LR

2018-11-15T16:53:33-04:00July 10th, 2017|Categories: Noticias|Tags: , |
× WhatsApp!